Cómo Promover Tu Ventaja Tecnológica (Y Entender Sus Límites)

0
264
Moodlepreneur Monday: Dos And Don’t In Pitching xAPI (Or Whatever Your Tech Edge Is)
“Contacting SkyNet” by Christopher Michel is licensed under CC BY 2.0
“3D Tin Can Phones” by Chris Potter is licensed under CC BY 2.0

Available in English.

Si estás interesado en aprender más acerca de xAPI y los Almacenes de Registro de Aprendizaje, suena obvio comenzar por donde parece obvio: xapi.com. Si bien el sitio puede ofrecer información útil, ten en cuenta la siguiente advertencia: Se trata de un sitio comercial de la empresa Rustici, que no guarda relación con los promotores de libre acceso de xAPI y otros protocolos “open source” (La agencia pública estadounidense ADL, promotora también de CMI5 y SCORM, entre otros). El sitio scorm.com, por cierto, también pertenece a Rustici.

Esta estrategia podrá resultar controversial. No obstante, amerita detenimiento. Chris Tompkins, de Rustici, discute aspectos tácticos y técnicos a la hora de explotar una ventaja competitiva de tipo tecnológico, en una presentación reciente. Incluso Rustici considera que hay limitaciones a la hora de promover su experticia en xAPI.

No asumas que todos quieren tu tecnología. Si estás participando en un concurso para la procura de servicios EdTech, es fundamental garantizar que la necesidad del cliente es atacada de forma primordial y contundente. Con frecuencia, tu ventaja competitiva tecnológica simplemente no es la manera idónea. Es comprensible que te esto cause molestia, en especial si has depositado amplias cantidades de recursos en estas ventajas.

Piensa como “Enfermera.” El sector de servicios educativos debe grandes componentes de su desarrollo a la industria de la salud y el cuidado. Esto se debe, entre otros factores, al tipo de aprendizaje que el profesional de la salud requiere: Rápido, eficaz, aplicable de inmediato. Si tu tecnología contribuye en alguno de estos aspectos, es bienvenida. De lo contrario, constituirá un obstáculo. Pese a esfuerzos recientes, xAPI aún es difícil de justificar en muchas situaciones del aprendizaje corporativo.

Promueve diálogos a partir de las posibilidades. Si tu tecnología abre las puertas a mejores maneras de hacer las cosas —y casi que por definición debería hacerlo—, merece un lugar en tus propuestas y contenidos profesionales. Pero ten cuidado de hacer que se convierta tu única fortaleza. Desde el punto de vista del evaluador, una interesante tecnología con alto potencial añadida a la propuesta de valor, resulta mucho más atractiva que como método forzado.

En conclusión: Tu ventaja tecnológica merece un lugar constante en tus ideales y planes de largo plazo, aunque no siempre sea así en las realidades organizacionales de propuestas, requerimientos, variables, cualificaciones y evaluaciones.